08 Sep 2013

Android vs iOS, nueve meses después

Este próximo día 10 Apple ha convocado a todos para ofrecer una nueva keynote. Si todas las quinielas se cumplen, los de Cupertino nos darán a conocer el nuevo iPhone 5S, así como el esperado iPhone 5C o “iPhone de bajo coste”, que supuestamente será similar al actual iPhone 5 pero con una carcasa trasera de plástico y en colores.

Hasta el pasado Diciembre, siempre he sido usuario de iPhone. He tenido un 3GS y un 4, pero tras dos años de uso del último, decidí cambiarlo por un Samsung Galaxy S3, inspirado por un buen amigo, con ánimo de cambiar un poco y probar todo lo que sobre Android se comenta y se lee.

Hoy, más de nueve meses después, os quiero hacer un resumen de las conclusiones personales como usuario de estas dos plataformas, así de la eterna lucha de Apple contra Samsung. Vamos a comenzar.

Más tamaño, más diversidad. 

A falta de conocer los nuevos teléfonos, una de las características que más me gusta del Galaxy S3, es el tamaño de su pantalla. Las 4,7 pulgadas es el tamaño perfecto para todas las funcionalidades que esperamos de un smartphone. Eso sí, también os digo que los tamaños más grandes de este me parecen ya “desmesurados”. Espero que en los próximos terminales Apple aumente las actuales 4″ del iPhone 5, y tampoco estaría de más que tomaran nota y tuvieran diversos tamaños del teléfono, sin caer en la locura de modelos que Samsung arrastra.

iOS, mucho más fácil.

Tengo muchas expectativas en poder ver de primera mano en mi iPad la nueva versión de iOS, la 7; que se espera a la par que los nuevos terminales. A la par, Google ha confirmado que la próxima versión de Android se denominara “Kit Kat” (por lo menos, curioso, ¿verdad?).  A mi parecer, una de las mejores sensaciones de usuario la ofrece iOS: es mucho más sencillo, más claro, y menos complicado de configurar.

Esto viene ligado directamente a que Android es mucho más flexible en muchos aspectos (personalización, funcionalidades, etc.). Así que creo que es un “daño colateral” de la apertura del propio sistema operativo.

Android, en la variedad, está el gusto.

Si algo me ha gustado de la flexibilidad de Android, es la cantidad de Custom Rom que podemos encontrar para la mayoría de los dispositivos. Más ligeras, con más funcionalidades, más específicas… Sólo hay que pasarse por los foros pertinentes para encontrar cientos de versiones de roms diferentes para poder exprimir al máximo nuestro dispositivo con Android. Lástima que esto no esté posible para los iPhone.

Apps, mucho más en iOS.

Y esto es normal. La App Store nació para dar cobertura a la venta de Apps de pago, cosa que Google Play adoptó con posterioridad. Es cierto que al día de hoy, la diferencia se ha reducido en mucho, pero de momento, iOS sigue siendo el rey en cuanto a la calidad de apps se refiere. Pero esto es sólo una opinión personal, y creo que día a día se está reduciendo la brecha.

Accesorios, todos para iPhone. 

Tengo una lucha particular. Estoy intentando encontrar una buena funda (buena, bonita, barata) para mi Galaxy S3. Es increíble la cantidad de diferentes fundas que podemos encontrar para todos los modelos de iPhone, sin embargo, para los modelos de Samsung existen muy pocas. Poco más allá de las Flip Cover (originales de Samsung y a 23 euros) y para de contar.

Hasta aquí las principales observaciones tras nueve meses de uso de Android, comparadas con el uso de iOS. Y vosotros, ¿habéis encontrado algunas más significativas?


Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *