Crea tu NAS. Espacio a lo bestia (II)
25 Abr 2014

Crea tu NAS. Espacio a lo bestia (II)

Si la semana pasada os contaba que habíamos iniciado un pequeño proyecto para crear una NAS, hoy os voy a contar cómo finalmente hemos finalizado la implementación. Hemos tenido algunos cambios de planteamiento, pero creo que el resultado final ha sido el más satisfactorio.

Cambio de paradigma.

Desde el inicio, la idea era crear un NAS sobre un raid 1 de dos discos duros de 3 Tb mediante FreeNas. Tras estar todo instalado y configurado, el cliente me planteaba un problema: en las unidades de red no hay papelera de reciclaje. Todo lo que borres, se elimina directamente, y eso no es bueno. Tras unas cuantas consultas, efectivamente, este es el primer problema que un Raid de este tipo no soluciona en nuestro caso y que nos llevo a la conclusión de que este diseño no era el más idóneo.

La nueva implementación.

Así, procedimos a dar una nueva vuelta de tuerca, y generar un raid, pero “por engaño”. Os explico. Finalmente, aprovechamos una licencia de Windows 7 para instalar en el equipo, ya que únicamente tiene que correr el SO, la gestión de red y poco más (el equipo, no está conectado a Internet).

Tras desmontar el Raid por hardware, comenzamos a utilizar los discos por separado de la siguiente manera: en el disco 1 (por identificarlos) se creó una carpeta compartida a la que el usuario tiene acceso y total control en la misma. Puede añadir, modificar o eliminar cuanto le apetezca.

En el disco 2, se crean dos carpetas: una para albergar la copia de la información, y otra que haga de papelera, a las que el usuario tiene acceso sólo lectura (existe un usuario con control total, pero no el que normalmente se utiliza). Mediante un software externo, se configuran copias de seguridad automáticas del disco 1 al disco 2 cada hora, mediante sincronización exacta, pero con una diferencia: los archivos que se detectaran eliminados, se moverán directamente a la papelera del disco 2.

De esta forma, si el usuario elimina cualquier información por error, tiene un tiempo para acceder a la copia y restaurarlo, o en el peor de la casos, tras una sincronización, ir a la carpeta papelera y recuperarlo.

Con esta nueva implementación, las premisas del usuario quedan totalmente satisfechas, y sólo será necesario acceder al disco 2 cada cierto tiempo para vaciar finalmente la carpeta que utilizamos de papelera, sin tener ninguna dramática pérdida de datos.

Conectividad.

Para la interconexión de los equipos (dos portátiles y la torre servidor) simplemente se aprovechó la conexión de 1 Gb de los equipos mediante un switch a esa velocidad y los cables correspondientes. Todo, acompañado por un SAI que nos ayude a eliminar los picos de tensión que tanto daño hacen a los discos duros.

Espero que si alguna vez necesitáis montar un NAS para dar solución a un caso similar, os sirva de ayuda. Y vosotros, ¿habríais probado otra cosa?


Fernando

Comentarios

  1. Has dado en el punto con este articulo , realmente creo que este sitio tiene mucho que decir en estos temas . Volveré pronto a vuestra web para leer mucho más , gracias por esta información .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *