Creando tu propio NAS. Espacio a lo bestia. (parte I)
12 Abr 2014

Creando tu propio NAS. Espacio a lo bestia. (parte I)

No hace mucho que os hablé de lo importante que para la pyme tener muy en cuenta llevar a cabo las copias de seguridad de sus equipos y trabajos. Hoy os traigo la primera parte de una solución que estoy desarrollando a un cliente que tiene verdaderas necesidades de espacio para almacenar sus copias, debido a que trabaja con una cantidad ingente de información.

Comprar un NAS

La primera opción que el cliente me propuso fue comprar directamente un NAS al que acoplarle unos discos duros de almacenamiento. El problema, a mi juicio, de esta solución aplicada al cliente, es que necesitamos montar (si o si) un RAID 1 que duplique la información para evitar un desastre si el disco se rompe. Os tengo que explicar que uno de los puntos de partida es que el cliente genera tal cantidad de información que es imposible que la información esté duplicada entre la fuente y un HD cualquiera en la red. De ahí las necesidades de crear un RAID que asegure por completo la información.

Además, debemos de tener en cuenta el precio. Una caja NAS cuesta en torno a 400 euros, y además hay que comprar los discos duros (que serían en torno a unos 100 euros adicionales por disco). Para una pyme, que además esta empezando, hablamos de una inversión alrededor de los 700 euros (con el resto de equipamiento), lo que me parece realmente un gran desembolso.

Montemos nuestro propio NAS

Así, me puse a investigar las características de los principales NAS del mercado, y decidí probar a montar uno en una torre. Dicho y hecho. Un equipo con un procesador de doble núcleo, dos gb de RAM, dos discos duros SATA 3 de 3 Tb de capacidad, una fuente de alimentación y un SAI. Todo, unos 430 euros. Y lo mejor, queda espacio para seguir aumentando en otros 4 discos duros más el equipo. Todo por mucho menos que la solución inicial.

Software

Quedaba un punto clave: qué sistema operativo montaba el equipo para poder administrar todas sus funciones. Y la mejor respuesta me la dio el Software Libre. FreeNAS es una distribución basada en FreeBSD que monta en poco más de 500 mb toda la infraestructura necesaria para convertir nuestro equipo en un NAS completo.

Cree una máquina virtual y estuve probando su instalación, la gestión del RAID, así como las carpetas compartidas y los permisos de usuarios. Todo genial.

Ya tengo el equipo en la oficina, y esta semana próxima aprovecharé para instalar y configurar FreeNAS para el cliente. En otro post, os contaré las conclusiones de cómo ha quedado este proyecto y  mis impresiones definitivas con el mismo.


Fernando

Comentarios

  1. […] la semana pasada os contaba que habíamos iniciado un pequeño proyecto para crear una NAS, hoy os voy a contar cómo finalmente hemos finalizado la implementación. Hemos tenido algunos […]

  2. […] la semana pasada os contaba que habíamos iniciado un pequeño proyecto para crear una NAS, hoy os voy a contar cómo finalmente hemos finalizado la implementación. Hemos tenido algunos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *