El autoempleo de calidad, todavía muy lejos en España.
05 Mar 2015

El autoempleo de calidad, todavía muy lejos en España.

Desde que empezó la crisis económica en este país (que, a la vista está, ya perdura mucho tiempo), llevamos escuchando desde muchos ámbitos que la solución pasa, sobre todo para los más jóvenes, en crearnos nuestro propio puesto de trabajo.

Si alguna vez habéis sido autónomos, imagino que si habéis realizado alguna entrevista de trabajo o habéis comparecido buscando cerrar un contrato de servicios, os habréis encontrado a algún empresario al que le  habrá encantado que te hayas autoempleado. Normal. Es una relación más sencilla, más fácil de romper y de gestionar. Y es que resulta que lo que hay, son  muchas empresas que lo que están buscando son “falsos autónomos”.

Pero si os habéis propuesto, verdaderamente, generar vuestro puesto de trabajo en torno a vuestra vocación, en lo que verdaderamente podemos añadir valor a diferentes procesos en una empresa, la situación en este país, es cuanto menos, dantesca.

Si bien la reducción de cuota de autónomo puesta en marcha por el Gobierno reciente, la llamada “ley de los 50 euros”, ha supuesto una ayuda, desde mi experiencia y opinión, sólo es un parche. Me explico. Dos años de “cadencia”, cuando se supone que tu trabajo es “de por vida”, es sólo un parche que nos permitiría, quizás, poner en marcha nuestro negocio y dar nuestros primeros pasos, pero nada más.

Cuando no se nos hace más que decirnos que debemos de ser lo más competitivos posibles, tenemos un problema. Por que, hay que ser más competitivos, pero con un IVA del 21%, unas retenciones del 19%, con unas cuotas de autónomo de las más altas de la Unión Europea, y a eso, paga hipoteca, agua, luz, gas, el cole de los niños…

Imagino que habréis leído el ya viral texto de “A mi manera”, donde se explica, de una forma muy educativa, cuánto tiene que facturar un autónomo al mes para obtener un sueldo “digno”, de 938 euros mensuales. Os lo recomiendo.

¿Y por qué esta ley me parece un parche? Por que, no todos los autónomos son iguales, y por consiguiente, tienen una misma actividad y una misma realidad. Y es que, no todos los autónomos son “grandes empresarios”, con grandes ingresos y se pueden permitir pagar más del 50% de su sueldo al estado por su actividad económica.

Con todo esto, ¿no sería más fácil generar una tabla de baremos de ingresos para establecer las retenciones y la cuantía de pago de la cuota de autónoma en función de nuestra facturación? Y muchos me diréis que hecha la ley, hecha la trampa. Muchos autónomos trabajarían en negro, reduciendo así sus ingresos y pagando por lo tanto, menos impuestos. Pero señores, eso, en este país, es una realidad se haga o no se haga esta propuesta. ¿La solución? Invertir más en inspectores de Hacienda, que haga más difícil la ingeniería contable, el trabajo en B  y “obligando” a todos a cumplir con nuestras obligaciones.

Sería un sistema más justo, donde los que más ganen, más paguen, y donde verdaderamente se permitiría la apuesta por el autoempleo de calidad, con un sistema más “seguro”, al ya inseguro sistema del Trabajador por Cuenta Propia. Todo lo demás, es lo mismo. Un sistema de pagos “gigantesco”, que no hace más que explotar al pequeño autónomo, al que, finalmente, no le queda ni para vivir, cesa su actividad, y así tenemos más de 4.500.000 parados a día de hoy. ¿Tan difícil sería implantar este sistema?


Fernando

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *