21 Dic 2010

La Internet de hoy es vital para los entornos rurales. No a la ley Sinde.

Que Internet es el medio de comunicación que vertebra todos los servicios de la sociedad de hoy en día es un echo en el cúal no creo que debamos debatir ni un sólo minuto.

Pero la Internet que hoy conocemos corre hoy un alto riesgo al aprobarse por la puerta de atrás del parlamento lo que se ha dado a conocer como “La Ley Sinde”, una ley que pretende eliminar parte de la libertar que los españoles encontramos en la red, según los antojos de algunos lobbys industriales que tienen muchos intereses y que no están dispuestos a convertirse.

Para los que no sepais de que os estoy hablando, os dejo un enlace al blog de Enrique Dans, donde os podreís poner al día de lo que se está cociendo a lo largo del día de hoy.
http://www.enriquedans.com/2010/12/preguntas-y-respuestas-sobre-la-ley-sinde.html

Para los entornos rurales, internet pasa por la herramienta que permite a cientos de miles de personas mantenerse en los entornos donde habitan. Internet no sólo es la herramienta que utilizan para informase a través de la red y comunicarse, sino que supone mucho más: permite a los negocios buscar nuevas oportunidades de trabajo, permite acceder a servicios tanto públicos como privados que no se ubican en los municipios rurales, ofrece entretenimiento y pasatiempo pudiendo visualizar videos, jugando a juegos, etc. Que la Internet que hoy conocemos cambie su aspecto al de antigua censura supone mucho más la pérdida de derechos de los españoles (cosa que ya me parece bastante sería y peligrosa).

Pero además, creo que la industría no es verdaderamente consciente de lo que puede suponer que esta ley entre en vigor. Me resulta muy extraño, que grandes empresas de las telecomunicaciones como Telefónica (por citar alguna) no vea en esta ley un grave peligro para gran parte de su negocio: el ADSL.

Si verdaderamente la Ley esta concevida para poder cerrar cualquier página web de enlaces (verdaderamente, cualquier página web al más puro estilo de China) nos situaremos ante la mayor pérdida de tráfico en la red que nos podamos imáginar. Si algo ha demostrado estas páginas es que los usuarios de internet están hartos de pagar siempre el pato: pagamos un canón digital impuesto incluso a las impresoras, pagámos un precio de conexión a internet elevadísimo en comparación con el resto de europa y ahora nos quieren cambiar la tarificación a cantidad de descarga…

Paralelamente, servicios on line como Spotify o el mismo Megavideo aumentan en gran cantidad sus volumenes de negocio gracias a usuarios que ven aceptable pagar por el acceso a unos contenidos a un precio estantar, sin tomaduras de pelo y con “tarifa plana”.

Pero… ¿si ahora todo esto desaparece? Si sólo voy a poder mirar dos videos graciosos en Youtube, mi correo en Gmail y mis redes sociales; ¿para qué queremos conexiones a internet de hasta 10 mb? Yo, por supuesto, me daré de baja de mi adsl y me pasare a mi operador de telecomunicaciones local, que ofrece conexiones de 3 mb por 20 euros… y no por 70.

Negocios como iTunes se están haciendo de oro con la venta de contenidos a través de la red (no hay más que ver el empujón que ha supuesto la entrada de Beatles en el servicio), Spotify se mantiene en base a negocio compartido (suscripciones premium y anuncios)… y el resto de la industria no está por la labor de reconvertirse. Es preferible que sus productos se vendan menos (¿que pasaría con algunos músicos si su música no se diera a conocer a través de la red? ¿Quién iría a sus conciertos? ¿Quíen compraría el cd de música después de comprobar que merece la pena pagar 20 eurazos por él?).

Desde luego (y que no les quepa duda) el cierre de páginas web sin medida judicial no va a suponer en ningún caso los objetivos que la ley pretende. Las redes P2P, el movimiento de IP’s y la pericia de muchos usuarios conseguirán, antes o después que los contenidos que se publican en muchas páginas de descargas vuelvan a salir a la luz.

Eso que no les quede duda.


Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *