03 May 2011

La responsabilidad social de los hipermercados.

Esta mañana me he llevado una sorpresa cuando el hipermercado donde normalmente realizo las compras para casa anunciaba por megafonía que a partir de una fecha, dejara de entregar bolsas de plástico para poder llevarnos nuestras compras a casa y que pasará a cobrar por ellas. El mismo anuncio explicaba que se realizaba por motivos medioambientales y que por favor, ayudásemos a la entidad a conseguir un mejor medio ambiente para todos.

La técnica es similar a la que ya estaban realizando algunos hipermercados en España, así que tampoco me ha llamado la atención en exceso. Al llegar a caja, he visto que había un nuevo cartel que informaba de que habían tres tipos de bolsas, y el nuevo precio de cada una de ellas. Amablemente, la cajera me ha informado de que la próxima vez que vaya, deberé de llevar las bolsas de casa o proceder a pagarlas. Hasta aquí, todo normal.

La cuestión es que luego en casa me ha dado por pensar. Muchos de estos hipermercados tienen un problema real de consumo de bolsas de plástico que entregan a sus clientes. De echo, se de buena fe que existen incluso personas que se llevan más de la cuenta para sus cuestiones diarias de casa. Lo que no termino de entender es porqué nos venden a los clientes que el proceso se realiza por razones de ética social y medioambiental y nos traducen a nosotros el coste de este proceso.

Se supone que la entidad realiza este procedimiento para disminuir dicho consumo. Y la solución pasa por cargar al cliente una cantidad económica por el uso de estas bolsas. No pasa por la búsqueda de materiales alternativos (como podrían ser las bolsas de papel o vegetales), no pasa por un proceso de concienciación de los clientes, ni siquiera pasa por la entrega promocional (por lo menos temporal) de las tan ahora famosas bolsas de tela para que los clientes se acostumbren a llevarlas al hipermercado para la realización de sus compras.

Pasan directamente por cargar al cliente un “impuesto” por utilizar estas bolsas. Que, además, son las mismas que nos regalaban justo ayer. Y nos quieren “vender la moto” de que se realiza por cuestiones éticas y medioambientales de la empresa. Pero ella, a diferencia de ayer, que entregaba las bolsas gratuitamente y sin control ninguno, procede hoy a cobrarnos por ellas. No se por que me da por pensar que es otra forma cualquiera de sacarnos los euros, tan escasos hoy en día…

Que las bolsas y los envases son un problema no es nada que tenga que discutir. Lo que no estoy de acuerdo es en la forma que estas empresas nos venden una imagen más sostenible y ética de su entidad, cuando en realidad lo que están consiguiendo es (si acaso se realiza, que tampoco lo tengo muy claro) ser un poco más sostenible, sí, pero a cuenta del cliente y no de su responsabilidad social como empresa.


Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *