El coste de Office en tu empresa
18 May 2015

Los costes de Microsoft Office en la empresa

El uso del software pirata siempre ha sido un lastre tanto para la industria, como para la empresa. La industria, deja de ingresar unos valiosos millones de euros por las licencias piratas que se instalan en las empresas, si bien, siempre han “tenido manga ancha” con ello, ya que todos sabemos a ciencia cierta que tienen otro tipo de ingresos por otra vías.

Nunca he terminado de entender como, en cursos de formación para desempleados, por ejemplo, se realizan cientos de miles de cursos de formación basados en una herramienta ofimática que luego, la empresa no compra, y que se utiliza de forma pirata. He ahí otras formas de ingresar, y es que los propios trabajados (o futuros trabajadores) fuercen a su propia compañía a comprar/instalar un software que ellos han aprendido por lineas oficiales (y que recordad, pagamos entre todos).

La licencia de Microsoft Office cuesta nada más y nada menos que 169 €, la versión más económica, para un solo equipo. Hacer la multiplicación para calcular cuanto tendría que pagar vuestro jefe sólo en licencias de Office para estar al tanto con la legalidad. Una barbaridad, ¿verdad?

Y aunque Microsoft ha lanzado el paquete Office 365 (una posibilidad de “alquilar” el software con pagos anuales), la versión más económica cuesta 99 € al año, eso sí, para 5 equipos y 5 tablets. Bastante mejor, pero igualmente, muy costosa.

Libre Office, la alternativa

La alternativa, pasa por utilizar el software libre, y aquí, LibreOffice es el rey. Tras su ruptura con OpenOffice, LibreOffice sigue su camino creando nuevas versiones, con nuevas utilidades, y siendo cada día una alternativa más real a la suite ofimática de Microsoft.

El coste del cambio

¿El precio de la licencia de LibreOffice? 0 €. Con versiones para Linux, Mac y Windows. Y con versiones para tablets Android en camino. Sin embargo, hay un coste alto, que desde el inicio, debemos de entender y asumir. La resistencia al cambio que nos van a imponer alguno de nuestros empleados.

Porque las personas somos así. Nos acostumbramos a usar algo, y nos negamos en rotundo a cualquier cambio, por pequeño que sea, o si con él, se consigue una mejora para toda la empresa (o para todo el equipo, según lo veáis).

En mi visto profesional, he visto a gente “llorar” con el cambio de Office 2003 a Office 2007 (cuando se cambio la interfaz de la herramienta por completo), pero sin embargo, aceptar este cambio porque era “una nueva versión de office”. Sin embargo, he visto a otros negarse en rotundo a coger el ratón del pc cuando han visto que su office no era de Microsoft, sino que se trataba de LibreOffice, sin darle ni tan siquiera una posibilidad.

Pero, ¿es mejor LibreOffice que Office?

No. Rotundamente no. Microsoft Office tiene muchas más utilidades, más herramientas, más funciones, más efectos, más… de todo. La preguntas a responder serían las siguientes:

  • ¿Realmente sacamos todo el partido a Microsoft Office? Si la respuesta es no, es momento de darle una oportunidad a LibreOffice (o, porque no, a cualquier otra herramienta ofimática, como Google Docs, por ejemplo).
  • ¿Utilizamos alguna herramienta que no exista en la suite libre? En este caso, lo mejor sería investigar la gran cantidad de programas libre que existen, y si no, pasar por el “aro” y comprar la licencia. Mejor estar seguros que no jugárnosla.
  • ¿Van a suponer mis empleados una gran resistencia al cambio? En este caso, lo mejor es ofrecer una formación complementaria a los mismos, para que se habitúen a la herramienta y vean, de primera mano, que pueden hacer las mismas acciones con una suite que con la otra. Para ello, podéis utilizar fondos de la formación de la Fundación Tripartita o, de forma gratuita, utilizar el portal de formación Formacarm, que tiene cursos gratuitos sobre esta plataforma.
  • ¿Depende mucho mi empresa de Microsoft? Es decir, ¿tengo muchas bases de datos bajo Access? ¿Tengo grandes hojas de cálculo que utilizo en mi día a día que lo mismo no funcionan con la alternativa libre? Todo tiene un coste, lo mejor sea probar, investigar, y comprobar. Pero, seguro que el coste de la migración sea menor que una multa por software pirata. Además, este proceso sólo se realizará una vez, ya que las actualizaciones futuras a LibreOffice seguirán siendo gratuitas. Todo este “fangoso tramo” solo será atravesado una sola vez.

Y todo esto, ¿por qué?

La respuesta en muy sencilla: ya han llegado a nuestro conocimiento, que sobre todo, en grandes polígonos industriales se están comenzando a realizar inspecciones de software a empresas, e imaginad que la multa por usar software pirata no es pequeña. Si a la licencia de Office, le sumamos la de Windows, la de Adobe Profesional, el AutoCad, y alguna más, imaginad que como se encuentren sólo un par de equipos, puede suponer un gran problema para la empresa, que puede derivar en el despido de varios empleados, o incluso, en el cierre de la misma.

Usemos el sentido común

Yo, a título particular, siempre he creído que Microsoft Office es mucho mejor que LibreOffice. Pero mi equipo, el de casa, es mío, y la responsabilidad es personal. Pero cuando se trata de una empresa, además, que cuente con varias decenas de trabajadores, la cosa nos la debemos hacer mirar.

Así, que debemos tomar una decisión: o migramos a herramientas gratuitas y libres o, como todo hijo de vecino, pasamos por caja y pagamos. Quizás la alternativa Office 365 pueda ser un punto intermedio entre la licencia y el software libre, pero aún así, nos sigue saliendo caro. Simplemente seamos conscientes del problema y actuemos al respecto.

Y vosotros, ¿habéis realizado alguna acción al respecto con algún software pirata en vuestra empresa?

Créditos: imagen de cabecera de Tapaponga


Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *