05 Dic 2013

¿Tienes trabajadores? Fórmalos gracias a la Fundación Tripartita.

Me sorprende mucho que en estos tiempos en los se lucha por mantener y desarrollar al máximo nuestra actividad productiva las empresas con trabajadores a su cargo todavía desaprovechen una importante herramienta como la formación a costa de los cargos que se pagan a la Seguridad Social por cada trabajador.

Si, hablamos de la formación bonificada gracias a la Fundación Tripartita, de la cual todavía existen muchas empresas que no se están beneficiando. Este crédito supone una importante herramienta para aumentar la profesionalidad de nuestra plantilla, su profesionalización y acceder a nuevas herramientas o conocimientos necesarios para la mejora del desarrollo de la actividad profesional. Dejar claro que esta herramienta sólo es para trabajadores en régimen general, y no para los autónomos, ya que estos último no cotizan a la formación profesional.

Si lo extrapolamos a las pymes y micropymes, que son los principales articuladores del empleo en el medio rural, todavía esta opción de seguir avanzando en la capacitación de profesionalidades de las empresas resulta aún más importante. Toda empresa tiene una serie de créditos asignados según el número de trabajadores que tiene (para que os hagáis una idea, una media de 70 euros por trabajador), excepto aquellas empresas que cuenten con menos de 5 empleados, que tienen un crédito fijo de 420 euros para gastar en formación. El importe total a gastar en un año está determinado por los pagos realizados a formación profesional durante el año anterior. Así, este 2013 se han realizado acciones formativas con cargo a los pagos realizados en el 2012.

El proceso es sencillo: se establece contacto con una entidad certificada para la gestión de estos fondos, se realiza la actividad en cuestión, se paga el curso a la entidad y después el importe de la factura se descuenta del siguiente pago a la Seguridad Social. Todo muy sencillo, pues la empresa gestora de la formación se encarga normalmente de todo, y nosotros sólo tendremos que estar al tanto de la correcta realización de la formación por parte de nuestros empleados.

Para empresas con un cierto tamaño, hay que cubrir una pequeña parte de co-financiación de la formación, que puede ser aportando fondos para el pago de la misma, o bien dejando ciertas horas de la jornada laboral para que se realicen los mismos. De nuevo, si la empresa es una micropyme, ese porcentaje es 0. Aquí os dejo los valores:

  • Empresas de 1 a 9 trabajadores: 0 %.
  • Empresas de 10 a 49 trabajadores: 10%
  • Empresas de 50 a 250 trabajadores: 20%
  • Empresas de 250 o más trabajadores: 40%

Dentro de la formación están permitidos la realización de cursos presenciales, on-line, a distancia o mixtos, por lo que podemos acceder a la mejor fórmula tanto para nuestros intereses como para los de nuestros trabajadores. Mi experiencia personal, que fue llevada a cabo por la entidad Ingenio 21, fue del todo satisfactoria: una formación gratuita debido al tamaño de la empresa, completa, y con una gran gestión antes, durante y después de la misma.

No lo dudéis. Los créditos de formación se pierden si no se han gastado el 31 de Diciembre, debiendo de gastarlos en el año natural, así que si para este año no lo habéis previsto, id pensando en qué lo vais a invertir de cara al próximo año que está al a vuelta de la esquina. No perdáis esta gran oportunidad. Si os puedo ayudar, ya sabéis cómo encontrarme.

Imagen de cabecera: feull


Fernando

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *